//
contenido
Iberoamérica

Frida Modak: “Vuelven los milicos”

Frida Modak es periodista y fue Secretaria de Prensa del Presidente Salvador Allende. Colaboradora habitual de innumerables medios latinoamericanos e internacionales, luce un férreo sentido de la independencia. Frida Modak me atendió desde México, justo después del terremoto que asoló Chile.

Se ha dado la imagen hasta ahora de una Chile que había hecho sus deberes económicos ejemplarmente, pero el terremoto ha mostrado ha mostrado las graves fisuras institucionales y sociales que aquejan al país. ¿Qué problemas estructurales considera que han salido a la luz?

El terremoto ha puesto de manifiesto la realidad de Chile. Durante todos estos años, y desde la dictadura, se ha jugado con que Chile tenía el modelo económico que era la solución para todos los países. Y el modelo es el neoliberalismo que agranda las brechas sociales. Pinochet dejó el país casi con un 50% de pobres. Y la Concertación no cambió el modelo. Sí redujo significativamente la pobreza, creo que ahora está en el 13%. Pero eso no significa que el resto tenga una situación cómoda económica y socialmente. Esto es lo que afloró ahora, por ejemplo, al caerse viviendas que eran bastante improvisadas.

El proyecto de gobierno de Piñeira tiene como meta que Chile sea el primero de América Latina en convertirse en país del primer mundo, “a través de un plan económico que aplicarán graduados en Harvard, el tecnológico de Massachussets y otras instituciones estadounidenses y europeas” ¿Puede explicarnos esto mejor?

Los cargos económicos son miembros de esas instituciones, por lo tanto son gente que vive en otra realidad. Aunque ahora Piñeira está reconociendo que no lo va a poder hacer. Antes no estaban las bases, pero ahora con está destrucción, definitivamente no puede hacer lo que prometió. ¿Cómo se va a convertir Chile en un país del Primer Mundo cuando los sueldos son bajos, y cuando es uno de los países más desiguales de América Latina en materia de ingresos?. La única manera de alcanzar un per capita de cuatro mil dólares al año es sumando los ingresos de los empresarios y la banca con los del resto de la población y hacer un promedio.

Usted menciona que este modelo tiene su origen en la dictadura de Pinochet, en su política económica y en el desmantelamiento del tejido social. ¿Cómo han actuado estas políticas y con qué objetivo?

Esta política que inició Pinochet es el modelo neoliberal que estableció un grupo de estudio que trabajó conjuntamente con catedráticos de la Universidad Católica, y que tomaron a Chile como el país que más se prestaba para ser el modelo piloto de aplicación universal en América Latina y en otras partes del mundo. Después de la intervención de EEUU y la CIA, que ya conocemos, producido el golpe, los primeros ministros de economía de Pinochet salieron de ese grupo. Este modelo empezó a ser reconocido porque funcionaba a pesar de que en los 80 tuvo una crisis fenomenal que demostró sus debilidades. Pero lo sacaron adelante, y nadie se atrevió a tocarlo en los Gobiernos de Concertación. Se les podía romper y no tenían alternativa.

¿Y respecto al tejido social?

Cuando me refiero a que se rompió el tejido social es a que todas las organizaciones sociales que existían fueron desmanteladas. Los sindicatos en este momento no tienen prácticamente fuerza. Las organizaciones de barrio, los Centros de Madres, las Juntas de Vecinos… tampoco existen igual. Las Juntas de Vecinos están regidas por una ley que viene de la dictadura. Es que no se ha modificado nada, ni la Constitución de Pinochet.

Si en este momento, ante el terremoto, existieran estas organizaciones hubieran tomado la iniciativa desde el primer momento. Si no hay ese tejido social ¿quién lo reemplaza? ¿las Fuerzas Armadas?. Y ésta fue la primera divergencia entre Piñeira y Bachelet, que dictó un decreto en el cual se establecía que las Fuerzas Armadas en casos de emergencias como éste, quedaban subordinadas a la Oficina Nacional de Emergencias, que depende del Ministerio del Interior.

Ayer hubo una reunión del Presidente Piñeira con el Ministro del Interior y los comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas, y el Ministro de Defensa redactó un nuevo decreto en el que elimina esa subordinación. Ya hay cinco marinos que están procesados porque detuvieron a cinco personas que salieron después del toque de queda: los golpearon, los tiraron en un baldío y una de esas personas murió. Esa es la situación a la que me estoy refiriendo. Un país que todavía tiene que depender de unas Fuerzas Armadas que no están reconciliadas con la sociedad civil.

¿Qué papel juega todo esto en el proyecto de EEUU?

Esta crisis mundial le ha bajado el perfil a EEUU, y el proyecto del Pentágono es mantener su influencia sobre un sector que le de las materias primas que ya no tiene, y que le permita enfrentarse a Europa por un lado, al bloque que está surgiendo por el Asia por el otro, y con toda América Latina tener una cara con la que presentarse ante esta competencia mundial que está siendo muy difícil.

Todos los presidentes norteamericanos están sometidos a la aprobación y la dirección del Pentágono que es el que vela por la hegemonía. Esto es algo que ha quedado claro hace mucho tiempo, pero que también está claro ahora con el gobierno de Obama. Estos gobiernos progresistas son combatidos de diferentes maneras, porque no puede ser abiertamente. Solo van contra el Presidente Chávez, porque les quitó las explotaciones petroleras de la Faja del Orinoco, por la propuesta del Banco del Sur, porque en Venezuela se acaba de hacer la Reunión Sur-Sur, que es de gobiernos de América del Sur con África… el Caribe se ha acercado mucho más a América Latina.

¿Qué dificultades o errores propios de la izquierda han llevado al triunfo de Piñeira en Chile?

Yo creo que los presidentes de la Concertación tuvieron miedo del cambio, porque no tenían un poder asentado. Eso determinó que hubiera continuidad con el régimen de Pinochet en materia económica y social, con los únicos beneficios del gobierno de la Presidenta Bachelet. En ese contexto surgió una candidatura que no aportó nada, que fue la de Marco Enrique Ominami, un diputado socialista que supone una política de continuidad del neoliberalismo que no propone nada nuevo. Pero por el hecho de ser una persona joven, nueva, obtuvo casi un 20% de los votos, y eso destruyó la candidatura de Eduardo Frei, que desde que surgió esa candidatura alternativa estuvieron como asustados.

Por último, ¿cómo valora los resultados y la Cumbre de Cancún del 22 y 23 de febrero?

Que se busca la unidad de América Latina y el Caribe. Los países latinoamericanos han demostrado, sobretodo los progresistas, que son capaces de superar sus diferencias y conciliar sus intereses en busca de la unidad, porque en esto hay que incluir también a Brasil, que ojalá Lula deje una sucesora.

Anuncios

Acerca de joanencunyat

Director de la revista cultural Foros21. Redactor Jefe de Cultura y Director de Comunicación en De Verdad Digital. Jefe de sección en la revista Chispas. Director del Comité de Relaciones de Unificación Comunista de España

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 2.448 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: