//
contenido
Arte

Rafael Canogar: “El Paso”

Con motivo del 50 aniversario de la formación de “El Paso” muchas fueron las exposiciones que quisieron recoger el significado de aquel cambio. La entrevista se realizó tras el cierre de la exposición en la Fundación Antonio Saura, con más de 3.500 visitantes.

¿Qué consecuencias tubo en aquel momento la formación del Grupo El Paso?

Desde luego muchísimas, incluso para sorpresa del mismo grupo en el año 57. Nunca pudimos imaginar que podrían venir unos cambios tan radicales y tan inmediatos con la creación del grupo.

El Paso tuvo la función de ir más haya de la defensa de una estética, fue también la creación de una acción para cambiar estructuras y plataformas de difusión del arte contemporáneo. En aquellos momentos no había galerías, no había una crítica formada, no había coleccionismo. De hecho, en aquel momento se creó el Museo de Arte Contemporáneo en uno de los patios de la Biblioteca Nacional, pero realmente sin fondos.

Empezamos a exponer con la colaboración de galerías de fuera y también con la colaboración de arquitectos, de músicos… la respuesta de cierto grupo, siempre minoritario, fue muy importante, dimos conferencias de arte en las universidades y editábamos un boletín informativo de arte contemporáneo en el mundo.

Nosotros pensábamos que nos iba a tocar la travesía del desierto por un largo tiempo sin embargo fue muy rápida la llamada de atención del mundo sobre un arte nuevo y la nueva personalidad del arte español.

Un año después del nacimiento de El Paso, en el 58, convencimos al comisario de las bienales de arte de Venecia y de Sao Paolo para que llevase a la bienal ese arte joven donde el grupo el Paso era importantísimo. Fue una sorpresa para el mundo, que no se esperaban un grupo con esa personalidad, actualidad y puntualidad de su arte. A partir de ese momento recibimos la visita de museos de todo el mundo, de coleccionistas, de críticos.

¿No encontraron resistencia?

Totalmente, he dicho apoyo minoritario… recibimos críticas y ataques feroces, de hecho una de las exposiciones del Grupo El Paso, que se hizo en el Ateneo de Murcia, sufrió tal ataque que salió en la prensa; tuvieron que poner policía para conservar la integridad de las obras. Pero esto nos confirmaba que estábamos en la línea correcta, era lo que había que esperar porque rompíamos con las directrices estéticas imperantes en España, totalmente superadas en el mundo.

Y estas fueron las consecuencias de mucho de lo que ha ocurrido después. Si visitamos ahora una exposición de El Paso veremos una pintura que sin duda forma ya parte del acerbo cultural de todos. No podemos olvidar que en aquellos momentos fue muy rompedora y que ahora está asimilada por todos. Como con Van Gogh, que no vendió nunca ninguna obra y sin embargo hoy sus obras decoran cualquier habitación por muy conservadora y burguesa que sea. Así ha ocurrido también con el arte del Grupo El Paso. Esas obras han conservado una actualidad que han perdido otras creaciones de la época, como por ejemplo “El cochecito” en el cine más crítico, que han quedado como una ilustración de aquellos tristes años de miseria.

El arte que hicimos en aquella época mantiene una actualidad porque tuvo una mirada hacia el futuro. Pero claro, posteriores generaciones tuvieron que matar al padre, y surgieron movimientos que querían buscar alternativas a esa pintura expresionista negra y dura del Grupo El Paso. Nacieron movimientos con cercanías al arte pop, o a la abstracción norteamericana, buscando una nueva identidad.

Contestando a la pregunta más concretamente, creo que las consecuencias fueron fundamentales y lo que hoy en día se esta haciendo tiene sus raíces en el arte de mi generación.

En aquella época se vivía una crisis marcada por la falta de museos, coleccionistas, crítica, las limitaciones de los estilos y la emigración de los artistas, ¿qué es lo que cree que caracteriza hoy en día la situación del arte en España?

De todos modos tengo que decir que la penuria de la situación en la que estaba el país en aquellos años fue en parte por la Guerra Civil, pero también un mal endémico en España, anterior a nuestra guerra. Artistas como Juan Gris, González, Picasso… tuvieron que salir del país para proyectarse como artistas porque España se había quedado desfasada de su tiempo.

Actualmente estamos en una confusión inmensa. Las Escuelas de Bellas Artes colocan en la calle, cada año, a cientos de posibles artistas. Nacen sin formación pero quieren ser conocidos inmediatamente. Hoy los tiempos son mucho más cortos y se trabajan desde otros parámetros. Lo que se quiere y se busca es el éxito inmediato y soluciones originales.

Llevo tantos años en el arte que he visto otras crisis, pero la situación actual me parece muy significativa, lo que no quiere decir que no se esté haciendo obra importante. Dentro de esta confusión hay artistas importantes, pero necesitamos tiempo, la proyección en ese futuro que cribe la paja del grano; y quedarán pocos granos pero importantes.

¿Cómo puede responder el arte ante eso?

Ocurrirá de forma natural, también en los años cincuenta, al amparo de la estética informalista y de la abstracción expresionista, aparecieron cientos de artistas que hoy en día ya nadie se acuerda de ellos. La aportación personal en la creación de arte es un camino de largo recorrido, no es el encuentro de algo casual o un feliz accidente.

Lo que no podemos separar nunca del arte es a la sociedad. El arte es un reflejo de la problemática de la sociedad; dónde quiere ir y porqué lucha. Estamos viviendo con filosofías muy agotadas. Quizás cuando surja un movimiento social importante en la búsqueda de lo utópico, quizás surja de verdad un arte nuevo. De momento muchos de los artistas están mostrando cosas que equivocadamente creen muy novedosas pero que provienen de movimientos anteriores, de repetición de formulas.

Y ante la imposición de modelos por parte del mercado, ¿cómo puede responder el artista?

El arte debe mantener una distancia crítica con el mercado de consumo cultural y a veces está obligado a bajar el listón para llegar a ese gran público que consume arte. Creo que el artista se enfrenta a trampas muy duras. Se confunde el precio de la obra con la calidad, se utiliza una maquinaria de proyección o marketing para elevar a ciertos artistas, que no es propio de nuestro mundo. El joven artista tiene que afrontar esa confusión en la que vivimos e intentar ser libre.

¿A qué se refiere con que se baja el listón?

Lo que se busca es la originalidad. El mismo Arco es un exponente de lo que está ocurriendo. En principio es una feria de arte y ahí se lleva lo que algunos artistas creen que es original y pueda llamar la atención… decepciona y aburre muchísimo tanta pirueta.

También se colecciona por la novedad, por ser un objeto raro y original. No es cierto que en arte todo sea posible, el arte tiene sus límites. Un artista brasileño ha llevado a un perro a la galería y lo ha atado con una cadena a la pared… eso no es posible. Sí, es una metáfora, “en algunos lugares la gente se muere de hambre y en otros sobra y se tira la comida”, pero llevar el perro allí para que muera frente al público, es tal obviedad que le falta interés y sobre todo, no es arte.

En su trayectoria se caracteriza por los cambios radicales, ¿qué es lo que merece la pena ese riesgo en el proceso de investigación como artista?

Yo hacía informalismo en los años cincuenta, cuando se formó el Grupo El Paso. Era la vanguardia, la expresión estética más libre y rebelde, ese grito expresionista canalizaba mis deseos de cambio. Pero ese posicionamiento no se puede repetir indefinidamente porque se vuelve académico y retórico. Después de una serie de años de canalizar esas ansias de cambios a través del informalismo, por coherencia conmigo mismo, tuve que dar continuidad a esa búsqueda testimonial y crítico. Sentí la necesidad de encontrarme con ese hombre todavía distante de la creación artística. Por eso busqué la posibilidad con la pintura realista, con la crónica de la realidad que llegaba a nosotros a través de los medios de comunicación. No fue volver a la figuración anterior a la abstracción informalista, fue la realidad figurativa como alternativa de vanguardia, y que mantuve hasta el 75. Tuve que buscar otros lenguajes para afrontar la nueva realidad española, al mismo tiempo que responder a nuevas sensibilidades estéticas en el mundo.

¿Cómo cree que puede influir la crisis en el arte?

Quizás positivamente, ese clamor por la novedad, por el snobismo, por lo original “per se”. Yo creo que ese distanciamiento del primer plano de actualidad que ha tenido el arte obligará al artista a ser más coherente, quite los ruidos del entorno y le permita, sin embargo, reflexionar más sobre lo que es el arte.

Pero bueno es un futurible, yo puedo tener esas ideas pero surgirán otras. No necesariamente es negativa la crisis para el arte. A veces puede servir de criba, muchos artistas que se han apuntado a pintar o a esculpir “en el momento“, cuando vean una situación difícil, podrían irse a otro sitio, y galerías que se han apuntado al mercado del arte por la fácil ganancia y el glamour de este mundo, también pueden dejarlo si ven dificultades… y quedar los que realmente sean profesionales.

A lo mejor ese becerro de oro metido en formol de Damien Hirst es también una metáfora irónica de lo que es el arte hoy, una nueva religión en la que todo es válido… en la que yo no creo.

¿Cuáles son sus próximos pasos?

Estoy siempre trabajando en nuevas ideas que necesitan tiempo para desarrollarse. Ahora tengo una exposición en Milán, luego tengo otra en Florencia, se va a colocar una escultura pública en los alrededores de Madrid… una serie de exposiciones pendientes.

Pero lo que me ilusiona es un nuevo espacio, un nuevo estudio que están acomodando. Quiero ir allí para desarrollar nuevas pinturas; el trabajo de cada día que me llama a contestar preguntas que me voy haciendo… que es una de las funciones del arte.

Anuncios

Acerca de joanencunyat

Director de la revista cultural Foros21. Redactor Jefe de Cultura y Director de Comunicación en De Verdad Digital. Jefe de sección en la revista Chispas. Director del Comité de Relaciones de Unificación Comunista de España

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 2.448 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: