//
contenido
Literatura y Pensamiento

Javier Calvo: “El Raval y la Cultura prostituida”

En los primeros días del mes de septiembre del 2009 se hizo un hueco en la actualidad el barrio del Raval. La razón fue la redada conjunta de los Mossos d’Esquadra, la Guardia Urbana y la Policía Nacional que se saldó con 16 detenidos. El 13 de agosto un joven argelino era asesinado y todos los medios se hacían eco de la campaña de pancartas “por un barrio digno” que de otra manera hubiera quedado reducida a la vista de los viandantes del barrio. Debates en torno a la prostitución, tertulias sobre seguridad ciudadana… y el Raval: un barrio dibujado por la inmigración, la cultura underground, Genet y “Las señoritas de Avignon”. Al final ¿quién o quiénes son los responsables de su degradación?… ¿y de qué degradación hablamos?.

Al mismo tiempo se publicaba en El País un artículo de Javier Calvo sobre el Raval que generó una gran polémica. A parte de ser vecino del barrio, Javier Calvo es uno de los más prometedores escritores españoles en la actualidad – “Risas enlatadas”, “El dios reflectante”, “Los ríos perdidos de Londres” y “Mundo maravilloso” (Editorial Mondadori) elblogdejaviercalvo.blogspot.com -. Javier Calvo sirve en bandeja la esencia del Raval revelándose contra “lo público”, es decir, el Estado controlando el tuétano de la cultura y de todo pensamiento que pueda emerger en la Ciudad Condal. ¿Cultura pública o Cultura popular?

En el artículo que publicaste en El País sobre El Raval, decías que el barrio se ha convertido en un burdel y el Ayuntamiento su proxeneta… una imagen clara y radical, ¿no?

Bueno. Tampoco es una frase que busque ser radical. Es una expresión metafórica que alude al hecho de que los diferentes gobiernos que ha tenido la ciudad, desde Pascual Maragall, desde el momento en el que se decidió qué tipo de ciudad iba a ser Barcelona… la Barcelona democrática, moderna o post-moderna… han pasado por coger el casco antiguo de la ciudad y convertirlo en una operación urbanística, es decir, venderlo para el disfrute de una población que no es la autóctona. A esto me refiero con la metáfora del burdel, a que nos están vendiendo. Y no exclusivamente en el terreno sexual. Aunque es cierto que un espacio tan pequeño invadido por los turistas y con todo esto del ocio nocturno ha dado una población masiva de prostitutas. Pero no solo esto. La prostitución es la parte más visible.

Han convertido la ciudad en una caricatura de sí misma, en una especie de falsa ciudad medieval, gótica, de parque de atracciones, con todo el tema del modernismo y la ruta gótica, los souvernirs y la operación de reapertura de las playas de la ciudad que ha supuesto explotar toda la línea de costa con las discotecas y los chiringuitos. La dirección del Ayuntamiento ha sido la de desalojar a la población y convertir esto en un centro de ocio.

 En el artículo hablas del modelo importado, de la Gentrification…

No es exactamente un modelo importado. Es una tendencia en las políticas urbanas que se ha llevado en las grandes capitales, que puedes ver en Nueva York, o en todas las ciudades europeas, o en Madrid, en barrios como Malasaña, Chueca o Lavapiés. De un pasado más marginal se está tendiendo a un modelo basado en la especulación. Aunque el caso de Madrid no lo conozco.

Dices que “el Raval es el hijo deforme de la insensatez de las clases dirigentes…”

Porque han sido incapaces de gestionar la ciudad. Han querido convertir Barcelona en una ciudad turística, algo que es completamente nuevo. Históricamente, Barcelona no es una ciudad turística, es una ciudad industrial, basado en el comercio y la industria textil con un extrarradio obrero que nutre esa industria. Al buscar un nuevo tipo de ciudad en vez de buscar nuevas fuentes de ingresos han decidido que tenía que ser el turismo. Si se busca esa meta, para la que Barcelona no está preparada a nivel de infraestructura, pues hazlo bien y no provoques una avalancha de turistas que generan toda una serie de negocios lucrativos a su alrededor, como son la venta de droga, la prostitución, el hurto o el robo, que te genera toda una serie de problemas sociales que no se pueden controlar. Aunque no es una situación alarmante, porque esto no es un barrio de favelas de Rio de Janeiro, es una situación bastante incómoda.

Pero el Raval y su historia se resisten a que ese sea el proyecto para el barrio…

Durante todo el siglo XX el Raval ha sido un barrio muy marginal que nació como un barrio de artesanos. Allí se empezaron a concentrar los burdeles, porque las clases burguesas siempre expulsan lo más lejos posible todo lo que consideran marginal. Desde 1910 a 1980 el Raval es conocido como el distrito quinto, el barrio chino, un lugar en el que se concentraba la prostitución. Pero al mismo tiempo ha sido un barrio en el que no han dejado de vivir trabajadores y familias inmigrantes. Un barrio obrero con pocos atractivos arquitectónicos como los pueda haber en el barrio Gótico, ninguna razón para que los turistas tengan que venir aquí.

Lo que acaba imponiéndose es la parte canalla, porque es lo que da dinero. También el tejido social está muy deteriorado, hay asociaciones de vecinos, pero muchas de ellas están subvencionadas por el Ayuntamiento, con lo cual no se puede ni elaborar esa pequeña oposición.

Pero también está la parte bohemia, artística y de rebelión, en la que se concentran tanto los artistas como la clandestinidad detrás de las persianas bajadas…

En el presente es muy relativo. A mi me gusta vivir aquí, pero la historia cultural de Barcelona de las últimas décadas me parece la historia de una degradación y de un empobrecimiento terrible. Si coges el punto álgido de la creación cultural en el Raval, más allá de la época anterior a la Guerra con el Ateneo Libertario y el anarquismo, después de la Guerra Civil, a partir de los años 60 y 70 donde está todo el tema underground, con los dibujantes, el teatro, la Fura dels Baus, Nazario… toda esta contracultura del barrio, que es en esos momentos la oposición, la cultura subterránea… a partir de esos momentos todo se va al garete, es una degeneración progresiva. Una historia en la que esa contracultura que se disuelve en la cultura institucional, en el poder a través de la Transición. En los años 70 hay también mucha cultura literaria sin necesidad de irse a Montalbán, hasta llegar al presente que es una cosa espantosa. En la actualidad es una cultura sin identidad, dirigida políticamente, en la que cada insurgente es absorbido por el sistema.

El Raval se ha remodelado con la Plaza de las Culturas que para mi es la cultura institucional, la cultura pública entendida como dirigida. Uno de los casos más flagrantes es el de la Fura dels Baus, que empiezan en los 70 tirando sangre y vísceras en un sótano, y ahora es el brazo armado de la Generalitat, los que se contratan para todos los actos institucionales: el gran paradigma de la prostitución del arte. ¿Puedes decir que es una cuestión global?, pues sí, pero en Barcelona no hay nada.

Cuando tenía 20 años podías salir cada noche a un concierto, y ahora están los festivales de verano; cogen a todas las bandas y las meten en el Parque del Forum, que es un sitio apartado con una arquitectura medio nazi que da mucho miedo. Y la gente que viene a los festivales es gente de Inglaterra u Holanda. Es una cultura que se basa en el sol, el buen tiempo, las tapas, la paella… algo completamente absurdo y de una degeneración brutal.

Quizás es que el Raval se les escape de las manos y por eso quieran controlarlo, porque donde hay vida hay de todo en ebullición. ¿No crees que es la voluntad constante de poner orden en ese caos?

Yo creo que esto pasa en todas las ciudades. Esto lo dice Manuel Delgado y tiene toda la razón. Desde la ciudad moderna del siglo XIX, donde hay un callejón y un sitio oscuro se pone una avenida y un policía en la esquina. Esto es universal completamente.

Pero en el caso del Raval es la socialdemocracia la que está haciendo esto. Se le supone progresista, ¿no?

Es que hay que poner las cosas en su contexto. ¿Qué quiere decir un gobierno progresista?. Yo tengo cierta esperanza en que el PSC pierda las próximas elecciones, no porque piense que la oposición, que es mucho peor, vaya a hacer un trabajo mejor, sino por un afán vengativo. Yo quiero vengarme y ver la cara de desolación del alcalde para devolverles el daño que me han hecho. Tengo curiosidad por ver que pasaría con un gobierno municipal distinto, no regido por este sello “progresista”.

Pero en realidad es una ingenuidad absoluta, porque si el PSC pierde las elecciones tendremos a CiU que es un partido de burócratas, o con los votos de ERC que es un partido de putas que se va con el primero que pasa, literalmente.

Alto y claro…

Nuevamente es una metáfora. ERC es un partido con una historia bastante compleja que merece un respeto tremendo por todo el republicanismo catalán, pero en los últimos años se ha caracterizado por aliarse con el primero que pasa, con quien haga falta. Quien tenga más votos sabes que ERC va a pactar con ellos.

Generar cualquier tipo de expectativas con un cambio municipal es absurdo, porque una ciudad como Barcelona ya tiene una serie de dinámicas de poder que no van a cambiar. El gobierno de Barcelona ha actuado de manera muy errática a nivel ideológico, ha privatizado muchas cosas, ha vendido gran parte del suelo público a multinacionales hoteleras y constructoras, o ha hecho campañas claramente de derechas como la del civismo, prohibir la impudicia en las calles… que recuerda mucho a la ley de vagos y maleantes.

No hay ningún tipo de eje ideológico que vaya a mover las cosas para un lado o para otro.

Luego está el tema de la prostitución; Pablo Picasso pinta “Las señoritas de Avignon” en un burdel de la calle Avinyó… es como la realidad con sus claroscuros frente a la pulcritud maquillada de los valores burgueses.

A mi me hace mucha gracia porque a raíz del articulo de El País me llamaron incluso de programas de radio para participar en debates sobre la prostitución.

¿Cuál es la meta de una política municipal que busca erradicar la prostitución?, ¿erradicar la prostitución?. ¿Va a ser Barcelona la primera ciudad de la historia de la humanidad en la que no haya prostitución?. Ni si quiera estoy de acuerdo con que forme parte de un lado oscuro de la humanidad. Es algo que ha existido en todas las épocas y en todas las culturas. En el mejor de los casos conseguirán que en ciertas calles no la haya, pero porque estén en una casa de putas o en un bar de carretera. Pero no es producto de una disfunción.

Lo que es producto de una disfunción es que haya esclavas de 16 años en las Ramblas, que les han robado el pasaporte una mafia y les han hecho vudú en su familia, o que hayan niñas de 15 años follando en un mercado de carne de forma grotesca. Son dos fenómenos distintos; la prostitución y el crimen organizado que gana terreno porque se da cuenta que la policía no puede hacer nada.

 

Anuncios

Acerca de joanencunyat

Director de la revista cultural Foros21. Redactor Jefe de Cultura y Director de Comunicación en De Verdad Digital. Jefe de sección en la revista Chispas. Director del Comité de Relaciones de Unificación Comunista de España

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 2.448 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: