//
contenido
Ciencia

Paco Castejón: “En Fukushima se pusieron por delante los beneficios a la salud de la gente”

Paco Castejón es físico nueclar, investigador del CIEMAT (Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas), y responsable de energía nuclear de Ecologistas en Acción. Reproduzco aquí dos entrevistas realizadas con motivo del desastre de Fukushima y su primer aniversario. El contraste de dos momentos, separados por un año, del desastre de Fukushima. El tiempo no ha hecho más que poner encima de la mesa la posible responsabilidad criminal de Tepco y el gobierno japonés en Fukushima. Nunca el desarrollo científico-técnico debería estar en contradicción con la salud y la vida de la gente. Más bien al revés. No es un debate sobre la tecnología y el conocimiento de la energía nuclear, sino sobre dónde nos ha llevado y qué posición tomar ahora ante ella. Para ampliar con diferentes puntos de vista recomiendo la lectura de las entrevistas a Isabel Mellado, del Consejo de Seguridad Nuclear, y a Manuel Lozano Leyva.

12 de Abril de 2011

En este momento, ¿cuál es la situación real en Fukushima y cuál la evolución más previsible de los acontecimientos, tanto para Japón como para el resto del mundo?

Hay dos asuntos: por una lado la estabilidad de los reactores, o mejor dicho, la no-estabilidad de los reactores, en especial el reactor dos, que parece que no está controlado y que podría llegar a fundirse. Esta es una situación de incertidumbre. Esperemos que los japoneses puedan controlarlo, parar la reacción nuclear y enfriar el reactor. Si esto no se produjera las consecuencias son imprevisibles y catastróficas. Podría romperse la contención, podría escapar combustible gastado al medioambiente con consecuencias terribles. Esto dependerá de la buena pericia y las buenas ideas que puedan tener los japoneses.

Y luego está la radioactividad que escapó, la nube radioactiva que ha viajado miles de kilómetros. Se ha detectado en EEUU, en España, aunque en muy bajas dosis. En la zona de Fukushima no se puede decir lo mismo. Tenemos fuera de la zona de exclusión, a más de 40 kilómetros de distancia, zonas habitadas con unos niveles de radioactividad más de mil veces los permitidos. Esta gente se está irradiando, además de la contaminación de la leche, el agua, las verduras… hasta niveles cuarenta veces superiores a lo permitido.

Y otro elemento es el escape en el mar. Cuesta mucho hacer una valoración de los efectos. Sabemos que se han vertido 11.500 toneladas de agua radioactiva, con unas dosis radioactivas de un siebert a la hora, lo que significa que una persona, en unas pocas horas, está recibiendo una dosis mortal de necesidad. Los efectos sobre el ecosistema marino, algas, peces… son desconocidos. Luego está el problema de las cadenas tróficas, es decir, del plancton al plato, microorganismos que serán ingeridos por organismos superiores. Eso significa cientos de kilómetros en los que no se podrá pescar y un control sistemático del pescado que se pesque.

Con respecto a lo ocurrido en Fukushima se habla de “accidente nuclear”. Sin embargo aquí se solapan realmente dos temas, los riesgos de lo nuclear y los delitos de las empresas que explotan sin ningún escrúpulo esta energía. ¿Por qué se oculta siempre este otro aspecto crucial?

El problema de base es que esto no está considerado delito que se tarde tanto en tomar una decisión respecto a los reactores. Por ejemplo en España, en Vandellós II, se rompió una tubería por mal mantenimiento y eso es una sanción administrativa, no es un delito. Nosotros hemos intentado que se considere delito ecológico pero no hemos tenido éxito.

¿Qué impacto va a tener Fukushima, a su juicio, en el futuro del debate nuclear y en el debate sobre las fuentes de energía del futuro?

En algunos países tendrá impacto y en otros no. En España hay un clamoroso silencio, e incluso algunas posiciones muy fariseas, como la del PNV que vota a favor del cierre de Garoña en el País Vasco y en el Parlamento vota a favor de la eliminación del artículo que limita la vida de las nucleares a 40 años.

El sector académico, con honrosas excepciones, ha tenido como principal interés quitarle importancia al accidente. Esto lo que demuestra es que no son de fiar. El lobby nuclear tiene muchísimo poder y capacidad de presionar, y de alguna forma el Gobierno es cautivo. En estos momentos les debemos a las hidroeléctricas 20 mil millones en concepto de déficit de tarifa. Esto es un elemento de presión decisivo sobre los políticos.

Se ha lanzado una campaña para contrarrestar los efectos de Fukushima con la idea de que la energía nuclear es insustituible y más barata. ¿Es eso así? ¿Qué falacias y mentiras hay en esos argumentos?

Paco Castejón y Manuel Lozano Leyva en un debate televisivo.

La energía nuclear solo aporta un 6% de la energía primaria que se produce en el mundo. No es insustituible. Con medidas de ahorro, eficiencia y desarrollo de las renovables se puede prescindir de las nucleares. Obviamente cuanta más nucleares en un país más difícil es.

Sobre el precio, no hay más que ver el reactor nuclear que están construyendo en Finlandia. Un sobrecoste de más de 1.200 millones de euros, sobre un presupuesto de 3 mil millones, y ya lleva cuatro años de retraso, osea que va a tardar unos diez años en construirse. Pero es que además en el precio no se incluye la gestión de los residuos radioactivos, ni el precio del riesgo o de la limpieza que se debe realizar en caso de accidente, por no hablar de los costes para la salud. Como poco no sabemos lo que cuesta.

La central de Garoña es del mismo tipo que los reactores de Fukushima y los analistas la han colocado ya en la “lista negra”. ¿Cuál cree que debe ser el futuro de Garoña y de las centrales nucleares en España?

Garoña debería estar cerrada ya. Ha cumplido cuarenta años y tiene el circuito primario con grandes problemas, y más de 140 elementos de seguridad degradados. El propio Consejo de Seguridad Nuclear les impuso una serie de reformas en las que no va a invertir por los costes. Estamos hablando de la sustitución de cientos de metros de cable, del sistema de protección contra incendios, y la reparación de la sala de control. Esto hace que Garoña esté en peores condiciones que Fukushima.

Una central nuclear por muy bien hecha que esté es inherentemente segura. Siempre pueden ocurrir imprevistos, aunque improbables, que pueden dar lugar a consecuencias terribles. Esto nos debe llevar a abandonar la energía nuclear para no tentar a la suerte.

Nosotros proponemos prescindir hasta el 2020 de toda la energía nuclear. En España es perfectamente realizable, porque sobra potencia. Actualmente exportamos energía a nuestros vecinos, incluida Francia.

¿Quieres añadir alguna cuestión?

Hay un problema de democracia y asunción de riesgo. Las nucleares existen porque hay unos señores que obtienen beneficio de ellas. El problema es que cuando una central está amortizada más insegura es. Ahí hay un choque de intereses empresariales con los de la población, que asume un riesgo sin recibir nada a cambio. Yo ya se que hay actividades más peligrosas que la energía nuclear, como el tráfico, pero yo me monto en un coche porque yo quiero, nadie me obliga a asumir ese riesgo. Mientras que nadie me ha preguntado si yo quiero la energía nuclear.

Las encuestas son tozudas, la mayoría está en contra pero nadie se ha molestado en hacer un referéndum. Supongo que porque se sabe que se perdería.

12 de Marzo de 2012

¿Se puede decir que lo peor de Fukushima, de alguna manera, está por llegar?

Lo único que se puede decir es que la reacción nuclear se ha detenido. Eso es lo único nuevo después de un año. Por cierto, lo contrario a lo que decían todos los expertos nucleares, que la reacción se controlaría a los pocos días, y ha costado prácticamente un año.

¿Se acabó aquí la historia?, pues no. Queda proceder a la descontaminación de bastante extensión de tierra, lechos de ríos, el lecho marino… Queda también el desmantelamiento o bloqueo de los reactores, de alguna forma, mediante un sarcófago.

Y queda también por ver cuál va a ser el efecto sobre las personas y el medioambiente de esta catástrofe tan terrible. Es de esperar que los efectos en la población tarden en llegar 10 o 15 años. Es cuando veremos cómo afecta todo esto a la salud, cánceres, inmunodeficiencias… no se puede decir, ni mucho menos, que ya ha pasado todo.

¿Hay alguna manera de saber cuáles serán las consecuencias?

Es difícil. Este accidente tiene muchas similitudes con Chernobyl, pero también muchas diferencias. El tipo de compuesto radioactivo, por ejemplo. En Chernobyl se esparció gran parte del inventario del núcleo, mientras que aquí hemos asistido a una fuga de cesio y yodo, que son dos elementos más ligeros, que se desintegran antes, pero son más volátiles y pueden volar más lejos.

Otro elemento distinto es la contaminación del lecho marino. En ambos casos hubo contaminación de ríos, pero del lecho marino es algo completamente nuevo que no sabemos qué consecuencias tendrá. Desgraciadamente va ha haber tiempo para estudiarlo.

Respecto a la salud se pueden hacer estimaciones en base a la cantidad de radiación recibida, y así ver los diferentes tipos de cánceres. Existen unas tablas desde las bombas de Hiroshima y Nagashaki, que se están intentando completar con la información de Chernobyl. Pero hay mucha controversia, porque así como nadie discute sobre los efectos de dos bombas nucleares, la industria nuclear discute los efectos de la radiación que se escapó de Chernobyl.

Al menos se cuenta con estas tablas que permitirán hacer alguna previsión. Claro, hay que calcular las dosis de radiación. Primero porque todavía no han terminado. Hay personas que todavía siguen viviendo en zonas contaminadas. Hay una pluma de radiactividad que llega a más de ochenta kilómetros de distancia de Fukushima en dirección noroeste. Y según las estimaciones norteamericanas, en una pluma de unos 60 kilómetros, las dosis recibidas por la población en un año superarán los 20 milisiber, que es la dosis permitida para el personal expuesto en una central nuclear, en un año. Esto significa que la probabilidad de mortalidad aumenta un 1 por mil. Que es algo muy apreciable en cientos de miles de personas.

¿Consideras demostrado que a sabiendas se puso por delante el beneficio que la salud y la seguridad de la gente?

Totalmente. Una instalación, sea más o menos resistente, es un problema económico. Tepco puso por delante sus beneficios, pero no solo en Fukushima. En otra central, también de su propiedad, hubo un terremoto que provocó una fuga radioactiva, unos años antes. Y lo mismo ocurre, de otra manera, con las centrales nucleares españolas. Como es el caso de Garoña. Se ponen por delante los beneficios a la seguridad. Más teniendo en cuenta que es una central amortizada y es ahora cuando más beneficios produce.

En todo caso vale la pena decir que, por más que uno se esfuerce, no es posible predecir todo lo que puede ocurrir. Ya podemos imaginar cualquier eventualidad posible, que es imposible garantizar la seguridad absoluta de una central nuclear, aún gastando todo el dinero del mundo. Por lo que pensamos que es una equivocación mantener las centrales nucleares abiertas.

¿Cómo valoráis los test de estrés hechos en las centrales nucleares españolas?

Es un esfuerzo inmenso, que supone un enorme gasto por parte de los propietarios de las centrales. Pero no va a servir de nada. Hay varios elementos que lo convierten en inútil en sí mismo. Todos los informes que se han entregado, los han hecho los operadores. Por lo que no hay garantías sobre la verosimilitud. Pero también están basados en la situación ideal, es decir, si hay tres válvulas, funcionan las tres, si hay anclajes sísmicos están en buenas condiciones. Sin embargo esto no está ni mucho menos garantizado. Se puede poner el ejemplo de Ascó, que tras pasar las pruebas de estrés tuvo un incidente en el que se demostraba que el anclaje sísmico de una de las válvulas de seguridad era defectuoso. Esto arroja dudas, lógicamente.

Por otra parte, en las pruebas no se han considerado las acciones humanas, voluntarias o accidentales, como choques de camiones o explosiones. Y luego hay un problema de orden filosófico, y es el estar empeñados en un camino imposible hacia la perfección. Por más que nos esforcemos en estar seguros, siempre se nos va a pasar algo que pueda provocar un accidente. Por eso creo que lo sensato es reconocer nuestras limitaciones y olvidarnos de esta fuente de energía.

¿Basta con que exista el más pequeño riesgo como para descartar la energía nuclear?

Eso es lo que yo pienso, pero al menos se lo deberían consultar a la gente. Los propietarios de las centrales nucleares, la gente que vive del dinero de Endesa puede pensar de una manera, pero la gente cuya salud se pone en riesgo puede hacerlo de otra. Al menos existe el derecho a ser consultados si se quiere asumir ese riesgo. Un montañero asume un riesgo, pero en este caso toman la decisión por ti. Esto, desde el punto de vista democrático, es absolutamente inadmisible.

Yo creo que las autoridades españolas no han aprendido la lección, cosa que si han hecho las belgas, suizas, alemanas, holandesas, austriacas, italianas… donde se ha decidido un calendario de cierre nuclear, o el no relanzamiento de la energía nuclear. El mismo Japón solo tiene 2 de los 54 reactores en marcha, y muchos de ellos no volverán a ponerse en marcha nunca. Debe haber un cierre inmediato de Garoña, y después un cierre escalonado del resto.

Anuncios

Acerca de joanencunyat

Director de la revista cultural Foros21. Redactor Jefe de Cultura y Director de Comunicación en De Verdad Digital. Jefe de sección en la revista Chispas. Director del Comité de Relaciones de Unificación Comunista de España

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 2.448 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: