//
contenido
Sindicatos

Diego Cañamero (SAT): “¿Qué diferencia hay entre los políticos que gobiernan en Andalucía y los antiguos terratenientes?”

Diego Cañamero fue secretario general del Sindicato de Obreros del Campo desde 1984 hasta el 2007, en el que el SOC pasa a formar, junto a otros sindicatos, el Sindicato Andaluz de Trabajadores, siendo elegido como portavoz nacional y reelegido en el 2011. Ha sido candidato del Colectivo Unitario de Trabajadores (CUT-BAI), integrado en Izquierda Unida. Su imagen se ha popularizado en toda España, junto al alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo, por las marchas y acciones del SAT. Pude entrevistarle en septiembre del 2011, con motivo de la reforma constitucional aprobada por PSOE, PP y CiU.

diego-canamero--644x362¿Cuál es la posición del sindicato ante la reforma de la Constitución?

Estamos en contra de que la Constitución que se refrendó en 1978 se reforme por decreto, una especie de golpe de estado en algo que es la base fundamental de la sociedad española. Estamos en contra de que se haya hecho así, sin consultar a la población.

Una de las razones que han suscitado mayores denuncias es que la reforma se haya hecho por imposición de Alemania y el Banco Central Europeo. ¿No es la defensa de la soberanía nacional una cuestión clave?

Sí. Cada vez los estados tienen menos poder, y lo privado más fuerza. Los bancos, las multinacionales, y los poderes fácticos cada vez disponen más del poder que manejan por debajo, aunque antes ya lo hacían. La democracia burguesa es un teatro donde los actores hacen creer que la población decide y vota, pero en el fondo son los poderes fácticos los que deciden. En este caso, Merkel es la manijera de la burguesía financiera.

¿No debemos prepararnos para un ataque mucho a mayor a las condiciones de vida después de esta reforma?

Sí. El sistema económico está reforzando sus estructuras. La refundación del capitalismo se basa en acabar con los beneficios sociales respondiendo a las exigencias de los mercados.

Es importante que la gente sepa que entramos en un período de mayor crisis del sistema capitalista, aunque siempre ha estado en crisis porque no ha satisfecho las necesidades de la población. El capitalismo necesita ricos para que hayan pobres, y países ricos para que hayan países pobres. Ésta es una exigencia del sistema capitalista, y las normas que se están marcando apuntan a que la situación en el futuro va a ser gravísima. La propia lógica del sistema nos lleva a que sea insostenible el mantenimiento de las condiciones más básicas de vida. Éste es el camino que señalan EEUU, Europa, Canadá o Japón, los llamados países desarrollados.

¿Qué particularidades de la economía española cree que han hecho que la crisis sea más aguda en España que en otros países?

El Gobierno y los sabios de la economía nos están diciendo que la crisis es algo natural, como si fuera un fenómeno meteorológico, como cuando llueve, o nieva o hay un terremoto, para que la gente lo asuma. Como si no hubiera culpables, nadie lo pusiera en marcha, ni tuviera responsabilidades.

Cañamero junto a la activista saharahui, Aminatou Haidar

Cañamero junto a la activista saharahui, Aminatou Haidar

En España es más aguda porque no hay fortaleza económica. Nos hemos basado en la especulación, la burbuja inmobiliaria, el ladrillo, y el tema del turismo. Ante la crisis se nos está cayendo todo. No es lo mismo Francia o Alemania, que España.

¿Qué medidas habría que exigir para acabar con las imposiciones abusivas de los monopolios en los precios que pagan a los productores, y la diferencia que hay con el precio de venta?

Es fundamental que haya “soberanía alimentaria”. Tú tienes que poder decidir qué es lo que tienes que producir para alimentar a tu gente, y para vender fuera. Esas reglas son elementales. Hace falta un control para que no se produzca a lo loco.

Tienen que haber unas normas de producción para que no se amontonen las patatas o las cebollas en el campo, y que luego venga un monopolio a decir que esto vale una peseta, o que ahora no lo quiero. Luego resulta que cuando llevas los productos al mercado valen veintisiete mil veces más.

Entonces, ¿debemos exigir independencia de la Política Agraria Común – PAC – de Europa?, al fin y al cabo, es donde se nos han impuesto cuotas de producción en los sectores en los que, por ejemplo, interesaba a Francia eliminarnos como competencia.

Claro. Hace falta una reforma y, sobre todo, las ayudas, que habría que cuestionar cómo se dan y cómo sirven para que otros se arruinen. Las ayudas deben estar de acuerdo a la superficie, los cultivos y los jornales. Lo que se lleva la Duquesa de Alba son tres millones de euros; eso es un insulto.

El 80% del dinero que viene de Europa va a parar a un 20%. Hay agricultores que sin sembrar nada, ni pipas, recogen millones y millones de euros. Eso no contribuye ni al desarrollo de la economía, ni a la riqueza de la zona, ni a crear puestos de trabajo, infraestructura…

¿Cuál es la política alternativa ante todo esto?

Nosotros no queremos entrar en las reformas del sistema, sino en canamerogordillocambiar el sistema. Un sistema arcaico como éste ya ha demostrado que no tiene solución. Es un camino sin salida, como una bola de nieve cuesta abajo que lo devora todo. El capitalismo conlleva la muerte en sí, y cuanto más tiempo dure más daño hará. Hay que defender un cambio en el que la economía esté al servicio de la gente y la naturaleza.

Dicen que es una crisis financiera, pero no es del todo cierto. Es verdad lo de la burbuja, pero de lo que no hablan es de cómo se ha desarrollado hasta ahora en los países desarrollados, que han invadido el mundo con sus mercancías saqueándonos. Estos países han tocado fondo porque los países emergentes ya producen bienes de consumo, no solo para sus propias poblaciones, sino para el resto del planeta. China, la India, Brasil… crecen a una media del 9%, y hablamos de más de 2.500 millones de habitantes, y toda la gente a la que llegan ya exportando sus mercancías.

Europa y EEUU no saben como salir de esta situación, y por eso echan mano de la economía de guerra, como es el caso de Libia o Irak. Están intentando reflotar sus economías sobre la base de la guerra. Hay que esperar que esto no desemboque en un conflicto mayor.

El capitalismo de las viejas potencias no puede dar solución a la crisis, porque los mercados en los que antes vendían sus mercancías en exclusiva están siendo ocupados por los emergentes, entre otras cosas porque venden más barato.

Estos países, y muchos otros emergentes, siguen políticas de Cañameroredistribución de la riqueza. ¿Es esa la política que debemos exigir para España?

Evidentemente. Lo que no puede ser es que todo el peso recaiga sobre los débiles, sobre los campesinos y trabajadores en general, sobre la pequeña y mediana empresa, los autónomos y los funcionarios. Tiene que haber un equilibrio en el que pague el que más tiene, es decir, un mecanismo de redistribución de la riqueza a través de los impuestos.

Si el PSOE eliminó el impuesto de patrimonio, aunque ahora lo recupere por razones electorales, hizo lo que hacen todos los gobiernos europeos, favorecer a la banca y a las grandes empresas multinacionales. Ahora que hay crisis, se dedican a recortar los derechos conquistados.

Si a la gente no le llega el jornal no consume, y se convierte en una pescadilla que se muerde la cola. Todo se basa en el consumo, así que las empresas no pueden tirar para delante.

Los recortes se aprueban con el 80% del Parlamento, pero el rechazo es del 90% de la sociedad. ¿No hay que construir un frente que represente a ese 90%?

Es que una cosa son los políticos y otra el pueblo. Los políticos tiene el voto, pero no el consentimiento y la legitimidad. El voto es un teatro porque si se le consultara a la gente obtendrían un “no” a cada una de las reformas, por no hablar de la participación en Libia o Irak.

El Movimiento 15-M ha puesto en cuestión la democracia. Una democracia sin pan ni derechos es un sarcasmo. Es como lo de la república, si no tiene contenido no sirve para nada, porque república hay en EEUU o Alemania.

¿Apoyarían un Frente Amplio en torno a tres o cuatro puntos?

Sí, claro. Es muy importante que la mayoría se organice en torno a cuatro o cinco puntos básicos y pelee por ellos. No haciendo un testamento, sino contando con puntos básicos que unan a todo el mundo y que sean la columna vertebral sobre la que salir a la calle.

Los políticos son como dinosaurios que se han convertido en caciques. ¿Qué diferencia hay entre los políticos que gobiernan en Andalucía y los antiguos terratenientes? No tienen tierras pero tienen 100 mil euros de sueldo; no tiene operadores y encargados pero tienen secretarías; no tienen caballos pero tienen Mercedes; no tienen cortijo pero tienen dos o tres chalets. Unos nos hablan en nombre de la izquierda, otros de la democracia, otros del progresismo, otros de la creación de empleo o del bienestar social… pero todo es una pura mentira. La gente no vive esa realidad que nos es ajena.

4267794w-640x640x80Por eso es importante unirse en torno a tres puntos básicos, para hacerles frente y dar paso a una democracia de verdad, y a la redistribución de la riqueza.

Por último preguntarte por la detención que sufriste el pasado día 9… ¿cómo está la situación?

Tengo una larga experiencia en esto. Me han detenido unas cuarenta veces, he estado en la cárcel cinco o seis veces, y he acudido a unos sesenta juicios.

Nuestras acciones siempre son absolutamente pacíficas, porque creemos en la palabra y en la movilización social. Pero parece que los que no nos doblegamos tenemos que sufrir la persecución.

Es cierto que hoy en día está mal visto que te metan en la cárcel por lo que sea. Pero si empiezas a mirar las multas y procesamientos: el sindicato tiene más de 400 mil euros en multas pendientes, una petición de más de 60 años de cárcel y 400 personas con expedientes abiertos de procesamiento.

El sindicato se reunió y aprobamos un acto de desprecio a los jueces por parte de los dirigentes, denunciando su falta de independencia. Nos hemos declarado insumisos judiciales, no acudimos a ningún juicio porque ya no creemos en ellos, ni aceptamos el daño que le están haciendo a esta organización.

A mi me llamaron del juzgado de Morón, porque después de participar en un piquete de un colegio, el delegado de Educación me denunció por el cierre del colegio, y también el delegado del PSOE, porque son como la Peugeot o la Renault, una empresa sin ideología de estómagos agradecidos.

Como no acudí dictaron orden de búsqueda y captura. Cuando iba a Villamartín a participar en la paralización de un desahucio de una familia de doce hijos, me esperaban en un control y me detuvieron. Yo me mantuve en silencio ante la jueza porque me niego a participar en esto. En los próximos meses el sindicato volverá a manifestarse ante los juzgados por la persecución a la que estamos sometidos.

Anuncios

Acerca de joanencunyat

Director de la revista cultural Foros21. Redactor Jefe de Cultura y Director de Comunicación en De Verdad Digital. Jefe de sección en la revista Chispas. Director del Comité de Relaciones de Unificación Comunista de España

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 2.448 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: